Has visto el video?  

 

 

ASÍ PUDO SER LA EMIGRACIÓN 

 

 

DE LOS AÑOS  50  Y 60 (video y texto)

 

 

 

Texto: en construcción se terminará próximamente

En julio de 1.957 se inaugura la línea férrea desde Puebla de Sanabria a Orense,  con el fin de estas obras los empleos que se habían generado en todos los pueblos cercanos al trazado de la vía y muchos otros trabajadores que acudían a la zona el paro fue general, la gente que hasta entonces había tenido, aunque con sueldos mínimos, algún ingreso en efectivo se quedo solo con la producción de la tierra y el ganado. Galicia había sido una región de emigrantes principalmente hacia América pero a partir de estas fechas los destinos tienden a ser otros:

1) Alemania, Holanda, Suiza y Francia para  ir a países europeos..

2) Cataluña, Vascongadas, Asturias y Madrid para ir a otras regiones de  península.

La gente de aquella época emigro hacia estos lugares, hoy hijos de aquellos emigrantes residen en estos lugares de emigración, casados y con hijos difícil será la vuelta al pueblo, salvo en vacaciones a pasar la fiesta de Santiago y Santa Ana, muchos de aquellos emigrantes cabeza de familia que en aquellos días emigraron ya han fallecido, (mi recuerdo cariñoso a todos ellos que un día dejaron su tierra para buscar un futuro mejor para su familia).

Una vez  decidido a emigrar del pueblo había que elegir el destino que se hacia  fundamental por dos caminos :

a)  Por el espíritu aventurero del gallego, recordar a finales del siglo 19 y principio del 20 todos los que emigraban hacia América, después a partir de los años 50 y 60 hacia Europa y otras regiones de España.

b) Por reclamo de familiares o de conocidos, para irse a Europa se arreglaban los papeles de emigración y llegaban allí con un puesto de trabajo, para la península no necesitaban mas que el billete y saber a donde ir.

En nuestro caso mi padre tenia tres posibles opciones para ir a la península, irse a Europa lo tenia descartado, tenia contactos con empresas que trabajaron allí, en la vía, como subcontratistas  y que disponían de obra en otros ligares de la península, estas empresas ofrecían trabajo a los  encargados y capataces que habían tenido en los túneles y pista del Marroquí y estos a su vez reclamaban a la gente que conocían y que habían demostrado su valía. Las empresas mencionadas eran Los CACHAFEIROS (empresarios locales), CONAMSA (Empresa con domicilio en Madrid) Y CUBIERTAS Y TEJADOS (Empresa catalana y con domicilio en Barcelona) la primera tenia trabajos por varios puntos de Galicia, Conansa era adjudicataria de algunos tramos del Canal de Isabel II, Canal del Jarama entre las provincias de Guadalajara y Madrid y  en tercer lugar estaba Cubiertas y Tejados que hacia unas obras en la provincia de Lérida, una canal en Balaguer, unas carreteras por la zona de  Oliana y el pantano de San Pons y en las cuales estaba Castor como administrador, que era del pueblo de Correchouso.

La elección fue irse con la empresa CONAMSA a trabajar al Canal de Isabel II, Canal del Jarama cuyo trazado discurría desde las localidades de Tortuero y Valdepeñas de la Sierra, ambas en la provincia de Guadalajara y Patones y Torrelaguna ya en la provincia de Madrid. Nuestro destino fue Valdepeñas de la Sierra, allí teníamos conocidos como eran "O Chuco de Toro" , "O Silverio", O Alsides de Soutelo",tambien estaba  "O Rubio de Correchouso" y alguno mas que ahora no recuerdo.

Valdepeñas es el vértice occidental de La Ribera, situado sobre una peña junto al valle del Arroyo de la Vega. Su imagen destaca en el paisaje y se hace visible desde muchos kilómetros. Al norte las estribaciones de la Sierra de Concha y al sur las fértiles tierras de la ribera del Jarama. Tierra ganadera, su condición de frontera con la Comunidad de Madrid ha marcado su carácter. Siempre se le conoció como Valdepeñas, hasta que a principios del siglo XX, se le añadió apellido para evitar confusiones  con otros empeñascados pueblos . Su origen se remonta al siglo XI, con la repoblación después de la conquista y perteneció al Común de Villa y Tierra de Uceda pero con fuero propio. En 1.298 obtuvo estatus de villa, como atestigua el moderno crucero de la plaza del Olmo, que mantuvo siempre. Situada a 916 metros sobre el nivel del mar.  Las poblaciones más cercanas son Alpedrete de la Sierra, Tortuero, Casa de Uceda y Puebla de Vallés.

La calle mayor es lustrosa, ancha, con buenas casonas antiguas. su rótulos callejeros, que en elegante cerámica muestran los sonoros nombres: la del Cura, la del Moral... tantas y tan elocuentes de un pasado rural, sencillo y español. Su iglesia parroquial  constituye un curioso ejemplar de arquitectura de tradición gótica. Su población en aquella época podía rondar los 200 - 300 habitantes.

El día 5-1-1.959 salimos de Correchouso, mi padre había ido unos meses antes para ver el trabajo y buscar casi si las circunstancias le convencían. Con algunas maletas y utensilios necesarios para iniciar una nueva etapa, en un carro fuimos todos hasta A Portela donde deberíamos subir a  un tren-correo que nos llevaría hasta Madrid, era invierno y recuerdo que pasamos mucho frío esperando la llegada del tren, entre besos y lloros de despedida nos subimos en aquel tren-correo con vagones y asientos de madera, por las uniones entre vagones salía vapor de la calefacción por todos los sitios, sonó el silbido de la locomotora y con su clásico ruido empezó a moverse aquella mole de hierro, pronto entramos en el primer túnel y recuerdo el olor a humo que nos inundo, los vagones del tren tenían todos un bacón en la parte trasera y recuerdo que allí nos situamos para despedirnos con un ultimo vistazo de aquellos lugares, allí quedo "O Campo Redondo" y el adiós a Correchouso desde "O Tres" en el pueblo quedaban las abuelas Julia y Ludivina (esta en Castro) los tíos, primos y  todos los amigos, compañeros y un sinfín de recuerdos. La primera estación, el tren paraba en todas, era Cerdedelo y así una tras otra llegamos de madrugada a la estación de  Venta de Baños, centro ferroviario de gran importancia en la época, ya en la provincia de Valladolid, después de medio día de espera hicimos trasbordo a otro tren de iguales características y seguimos cruzando castilla  para llegar a  Madrid  aun con la iluminación navideña en sus calles y escaparates. A lo largo del viaje la comida se hacia en el tren y se compartía con los demás viajeros del vagón, al final del recorrido ya todos éramos conocidos.

Nuevamente espera para tomar un enlace desde Madrid a Valdepeñas de la sierra donde llegamos al anochecer y con una inmensa nevada, la nieve no nos asustaba estábamos acostumbrados a ella  en Correchouso, en aquellos tiempos,  también caían buenas nevadas pero esta era impresionante.

Aunque había hecho varios viajes a las localidades de Orense, Verin,  Villar de Barrio, Maceda, Os Milagros, había visto ciudades y pueblos importantes pero en este viaje, yo personalmente, me asombre de muchas cosas nunca imaginadas antes, la cantidad de gente que se desplazaba, la cantidad de ciudades que cruzábamos en el viaje, las distancias tan largas en castilla, Madrid, recuerdo que solo preguntaba donde vivía Franco y por  ultimo Valdepeñas de la Sierra un pueblo hermoso con bares donde sonaba un aparato de radio y adornada la entrada con un letrero metalico  anunciando Coca-Cola, o Pepsi-Cola,  tiendas de ultramarinos, luz eléctrica, agua, línea de autobús diario a Guadalajara, alguacil-pregonero con su corneta que cantaba todos los anuncios del pueblo y muchos otras cosas de las que carecíamos en Correchouso. Allí me incorpore a la escuela, vi por primera vez una  película de cine, era de la policía montada del Canadá (un cine de verano en la plaza donde había que llevar la silla y pagar antes de iniciarse la proyección ), también fui por primera vez a ver una obra de revista donde oír cantar aquellas artistas fue inolvidable, recuerdo la canción que decía:

Golondrina, golondrina, Tú que vas cruzando el mar Dale un abrazo a mis padres, Que allá en la Argentina están ,Y si tú les ves que lloran, Tú les debes consolar diles que aquí en nuestra España nunca les podré olvidar. Que bonitas, que bonitas que son las olas del mar cuando voy en mi barquilla que unas vienen y otras van. Los luceros y la luna resplandecen sobre el mar y yo sigo navegando con este alegre cantar.

Atrás quedaron 10 años de mi infancia y todos los recuerdos del pueblo, recuerdos de la niñez que poco a poco se van esfumando como un cigarrillo que se consume
 

 

 

 

 

 

       

 

 

 

     .   Volver a pagina principal